El Palmar

Algo que contar a la orilla de la playa

El Palmar - Algo que contar a la orilla de la playa

¡Al campo a coger caracoles!

 

Estamos en Octubre y ya han caído las primeras aguas, esto significa que nos esperan las estrellas silvestres del otoño: setas, espárragos trigueros.costasur.com/index.html’ >trigueros.costasur.com/index.html’ >trigueros, caracoles burgaos, cabrillas o tagarninas.

Cerquita de El Palmar se pueden recoger todos ellos. Para coger setas nada mejor que acercarnos al Parque Natural de la Breña, cerca de Barbate. Para coger caracoles y cabrillas cualquier campo.costasur.com/index.html’ >campo cercano a El Palmar. Para coger tagarninas y espárragos mejor buscar las lomas, suelen estar en zonas más altas. Entre las poblaciones de Conil, Vejer, Medina, Benalup o Barbate se suelen recoger todos estos productos en sus campos ahora en otoño, y sobre todo un par de días después de las lluvias.

Los olores del campo recién mojado, y el disfrute de la naturaleza de El Palmar, es algo no puedes perderte estos días. A mi me encantan todos estos productos de temporada.

Se cocinan de distintas formas, pero os aconsejo que probéis las tagarninas en ajopollo (elaboradas en una salsa con pimentón), cabrillas en tomate para mojar sopones de pan o espárragos trigueros a la plancha con un buen chorro de aceite de oliva virgen.

¿A qué se os abre el apetito pronto? Pues zapatitos cómodos, cesta y al campo este fin de semana que estará llenito llenito. Próximamente os hablaré de la carne de caza que también es ahora la época.

El Palmar… Al lío!

El Palmar es su playa y su gente. Este pequeño rinconcito gaditano, donde solo viven  unos pocos con suerte,  guarda sin secreto un tesoro: Su playa.

A este fenómeno de la naturaleza que muchos tenemos la suerte de disfrutar, lo acompaña de la mano su gente. Gente de bien, sencilla y trabajadora, siempre con una sonrisa en la cara para recibir a todos los que vienen a echar el ratito por aquí.

Te voy a contar todas las cositas de mi tierra con los 5 sentidos. Como huele el mar y la dehesa, o las dos cosas juntas. Como sabe su huerta, sus redes y sus reses. Como son los colores de sus 365 amaneceres y atardeceres. Como ruje el mar en invierno y como suena la guerra entre el poniente y el levante veraniego. Como se deslizan las manos por los lomos de una tabla de surf.

Pues como decimos por aquí… Po venga, al lío! 😉